Mi Espacio de Salud

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home

¿Abusamos de los fármacos?

Imprimir PDF

Problemas emocionales de la vida diaria como la tristeza o la rabia son tratados como un trastorno mental y con pastillas. Sin embargo, está demostrado que la medicación no ayuda especialmente a superarlos, solo a crear síndrome de abstinencia.

Así lo ha manifestado el psiquiatra americano Allen Frances durante una entrevista concedida a Europa Press sobre su reciente manual “¿Somos todos enfermos mentales?”. En palabras del experto, “es importante identificar y tratar rápidamente trastornos psiquiátricos graves, pero hay que ser conscientes de los problemas más leves, que son una parte inherente de la condición humana”.

Se ha demostrado que a estas dificultades rutinarias, la tasa de respuesta al placebo es “casi tan alta como la respuesta positiva del paciente a la medicación real”. Las mejores soluciones para este tipo de problemas son “el paso del tiempo, la resistencia humana, el apoyo de la familia y de todos los que están alrededor, el cambio en las circunstancias, un estrés reducido y la práctica continuada de ejercicio físico”. “De esta forma no se necesita recurrir a pastillas, evitando el estigma social y los fuertes efectos secundarios que causan algunos tratamientos”, añade.

No obstante, el experto aconseja acudir al psicólogo si estos desórdenes emocionales no se superan con los remedios anteriores, ya que hacer terapias y depositar confianza en alguien ajeno al entorno más cercano puede servir para liberar tensiones, según publica Europa Press.

Frances sostiene que el abuso de diagnosis es llevado a cabo "tanto por profesionales sanitarios como por las industrias farmacéuticas". A los primeros les gusta expandir las definiciones de las enfermedades mentales, "centrándose más en sobrediagnosticar a personas no enfermas que en vigilar a quien ha sido mal etiquetado".

“Las farmacéuticas invierten en campañas de marketing del diagnóstico, ya que cuantos más individuos sean identificados como enfermos, más pastillas podrán vender”, critica el especialista.

Por ejemplo, las benzodiazepinas para tratar la ansiedad “tienen un alto grado de riesgo de adicción y los síntomas de abstinencia son mucho peores que los que se tenía antes de empezar a tomarlas”. Este tipo de medicamentos deberían ser muy restringidas en su uso, de hecho “casi siempre son recetados por médicos de Atención Primaria, pocas veces por psiquiatras”, según publica Europa Press.

Comparte este artículo

 

Noticias...


Patrocinadores

Nebitec Consulting
Servicios Profesionales y amplia experiencia en portales web para clínicas y gabinetes privados ¡Pida una demostración de nuestros productos sin compromiso!